Vientos de amor

Sus días transcurrían plácidos entregada a sus juegos, sus amigos, su nueva vida…. Meses atrás había decidido volver a ser ella, se despojó de aquel vestido que durante años la había atrapado en un ser alienado y poco a poco su sonrisa volvió a asomar por su rostro… los meses habían transcurrido deprisa, precipitándose uno tras otro, echándose del calendario… y de repente se sentía inmensamente feliz.

El sol cálido en las horas centrales del día se había instalado antes de finalizar el invierno y parecía que incluso al cielo se le había olvidado llorar, como ella soltaba algunas lágrimas, escasas, casi siempre de emociones que le transmitía el alma…

Podía sentir como poco a poco una serie de sensaciones olvidadas se estaban apoderando de ella, el sol cada día brillaba más, el mundo la acunaba con bellas canciones de amor, no había sentido jamás sus besos y sus abrazos pero por las noches dormía con ellos y durante sus días se instalaban en su piel, en su risa, en su mirada… vivían juntos en un mar de sentimientos que habían viajado poco a poco durante el invierno para estallar con la primavera y apoderarse de cada rincón de su cuerpo, de cada pensamiento que quería fluir de su mente.

Se despertó como lo hacía siempre en los últimos tiempos… con una sonrisa, dormía mal y sentía a menudo el cansancio que quería apoderarse de su cuerpo, pero el elixir del que tomaba breves dosis la empujaba a aquel mundo donde él  se asomaba con sus palabras y donde ella lo encontraba cada día… la rutina había dejado de serlo, la música se había apoderado de su corazón y de su alma y se desplazaba entre sus compases con la destreza de la bailarina que ha pisado los mayores escenarios, rozando levemente a cada paso aquel amor siempre anhelado y que en algunos momentos le parecía más cercano.

Tenía miedo, a ratos sentía frío y temblaba, la distancia se le antojaba en aquellos momentos una barrera insalvable y sin embargo sabía que para ella nunca habían existido distancias porque se las saltaba y su espíritu siempre respondía a la llamada del corazón y se iba donde este la llevaba, a menudo se sentía como la protagonista de un libro a la que el viento empujaba de un lugar a otro ofreciendo amor en forma de chocolate… y los suyos los que la recibían tras sus viajes sabían que el adiós siempre estaba cerca y solo deseaban que aquella vez fuera de verdad para traer con ella la felicidad, aunque solo fuera de visita.

Se sentó y su manos danzaron por el teclado describiendo un camino, el que quería seguir, pero el viento no soplaba todavía con suficiente intensidad y permanecía expectante esperando su llamada, siempre tenía una maleta medio preparada… las palabras surgían de su corazón pasando solo un instante por su razón porque a menudo no se entendían y las lanzaba empujada por el motor de su vida, la pasión, un sentimiento de energía infinita que ponía en todo lo que hacía, en el trabajo, en los amigos, en el amor, en las palabras… era vehemente en sus explicaciones y hasta sus risas eran apasionadas, sus sentimientos hacia quienes quería eran siempre torrentes de cariño que no temía demostrar porque si en algo creía era en el amor.

-Te vas a marchar

-No hay viento…

-Pero vendrá

-Eso espero

-Quédate

-No puedo, no sería yo, tengo que ir donde el me lleve…

Era una conversación de amigas, en todos aquellos años juntas que ya eran muchos se habían separado muchas veces pero seguían … Martina no se resistía a pedirle que no se marchara, aunque sabía que era inútil, y además deseaba que el viento soplara tanto como su amiga para verla completamente feliz.

Detrás de cada instante que vivía en los últimos tiempos él se escondía tras cada gesto, cada mirada, se balanceaba con su respiración y sus palabras, viajaba en su día a día con su rostro acompañándola, presa de un amor que solo cambiaba para seguir creciendo, sonreía al mundo con la esperanza de que el viento pronto la acercara a aquel puerto donde quería quedar varada para siempre, aquella isla encontrada al azar donde deseaba replegar sus velas y  dejarlas escondidas sin que ningún cambio de dirección pudiera jamás acecharlas.

Y le habló al viento, le pidió que llevara su mensaje y que volviera a recogerla, que las palabras fueran pronunciadas dándole paso a iniciar el que rogaba fuera su último viaje, un milagro que la asentara en aquella isla que ansiaba explorar y conocer para hacer juntos el mapa de su felicidad, superando cada trampa, cada miedo, cada tempestad y cogidos de la mano recorrer con una sonrisa cada momento de aquel viaje, camaradas de experiencias, amantes de sus cuerpos, cómplices de sus almas.

Miro al cielo, el sol invadía aquella postal de primavera, una brisa suave de mar le acaricio el rostro, sentada sobre una pequeña duna acariciaba las páginas de un libro, sonreía y miraba al infinito, a ese punto donde el mar acuna al cielo y le cuenta las historia que ocurren al otro lado en la playa, se recostó en la toalla, tenía casi todo lo que necesitaba, solo esperaba que el viento se sentara a su lado para partir luego juntos donde él quisiera llevarla.

Anuncios

Un comentario sobre “Vientos de amor

Agrega el tuyo

  1. Ese viento……………… solo espero que no sea un huracán y que de vez en cuando ella pueda volver a esa casa que siempre la espera y la acoge pero esos si, llena de felicidad, eso es lo que se merece…..

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

Champurradas y café

Sentémonos a hablar de todo un poco, en especial de todo. Tus pensamientos son importantes así que dejalos libres.

Conviviendo con la fibromialgia

Es un intento de dar un poco de felicidad a los enfermos de fibromialgia. Un espacio libre de opinión donde todos podemos expresar nuestros sentimientos, vivencias, mejoras, etc.

Besos y Versos

Leer tus besos, sentir tus versos

InspírameConArte

Reseñas y sinopsis de libros. Hablemos de literatura, intercambiemos ideas e inspirémonos con arte! (:

elrincondeevablog

Un rincón personal, dónde escribo en alto mis pensamientos y emociones, esperando aprender, cada día un poco más.

A %d blogueros les gusta esto: