Game over

image

Creo que algo en mí ha decidido amarte, giré la cabeza en un gesto torpe y estabas a mi espalda, casi nos chocamos, me sonreí sin darte importancia, de un tiempo a esta parte sonrío a los hombres sin importancia, y no es que no me importen, o sí, la cuestión es que no quiero rejas y mi corazón, débil a una boca que sepa besar, se entrega, asi que preferí quedarme el chichón muda, sin pedirte los papeles del seguro y seguir caminando. Lo malo fue al llegar a casa, me apetecía una ducha, y al dejar resbalar el vestido vi tu matrícula, estaba tatuada justo debajo de mi hombro izquierdo, 624567869, acaricié la marca, no se podía borrar y aun húmeda de la ducha sonó la notificacion del Whatsap, un globo rojo invadió de calor el espacio entre mis piernas, y entonces supe que era demasiado tarde, chocamos sin querer y no quisimos evitar reconocernos los daños, puse la contraseña al mensajero y mi dedo sobre el peligro que me acechaba…

– Me ha encantado, ¿repetimos?

Debacle de vísceras y cerebro, guerra sin cuartel de hormonas, feromonas, neuronas y todas las onas que me componen… Una estupidez, con los años que llevan conmigo podrían haber respondido sin debate…

– Sí, pero que no sea la única.

Al día siguiente en la pista de squash eramos un trío, tu mejor amiga, tu cuerpo y yo, por algún extraño motivo las pelotas siempre se recogían a mi lado y vuestros ojos se clavaban debajo de mi falda, el partido terminó sin incidentes, nos fuimos a las duchas y tu amiga me ayudó a desnudarme con la mirada, no sería la única vez aquella tarde, tomaste mis palabras en sentido bíblico y preferiste que fueramos dos, de nuevo olvidé pedirte los papeles del seguro, sabía que me adentraba en dirección contraria y al chocar de nuevo con tu boca dijiste:

– No te impirta, ¿verdad?

Esa vez decidí cerrar la boca ya que iba a tener las piernas demasiado abiertas, te estaba amando en triángulo, y al marcharos, no me miré al espejo, me duché con los ojos cerrados, cuando llegaste a casa, pensando en todos mis labios acariciaste la pantalla, un globo rojo, dos palabras, “game over”, tu leías, yo me tomaba un te frío releyendo el mismo capítulo de un libro, tu volvías a leer, me acaricié al recuerdo de tu boca y tecleé, “Insert coin”.

Anuncios

6 comentarios sobre “Game over

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

Champurradas y café

Sentémonos a hablar de todo un poco, en especial de todo. Tus pensamientos son importantes así que dejalos libres.

Conviviendo con la fibromialgia

Es un intento de dar un poco de felicidad a los enfermos de fibromialgia. Un espacio libre de opinión donde todos podemos expresar nuestros sentimientos, vivencias, mejoras, etc.

Besos y Versos

Leer tus besos, sentir tus versos

InspírameConArte

Reseñas y sinopsis de libros. Hablemos de literatura, intercambiemos ideas e inspirémonos con arte! (:

elrincondeevablog

Un rincón personal, dónde escribo en alto mis pensamientos y emociones, esperando aprender, cada día un poco más.

A %d blogueros les gusta esto: