Un año más, y ya son unos cuantos… A los que han sido y son en este viaje.

image

Mirarte al espejo y saber que es ahora, que los años han transcurrido en un baile generoso, derrochado en momentos de todos los colores, de la noche mas oscura a esos amaneceres llenos de luz, todos los sabores, amargos como el café que me encanta, dulces cómo la primera vez que vi a mi hija, picantes de pieles, salados de ese mar que amo y me habita, con todos los aromas de cada ser que ha rozado mi esencia aunque haya sido un breve instante, de cada palabra que escuché, bella o no tanto, de cada canción con la que he bailado, reído, llorado, amado e incluso odiado, y sobre todo de cada uno de los que he acariciado, porque los he amado. Mis padres, férreo timón al que siempre he podido agarrarme para no perderme, mis hijos, cada uno un regalo con todos los momentos vividos, algunos muy duros, otros de la belleza de lo que es bello sencillamente por existir, mis hermanos, compañeros de juegos, diversión, risas, lágrimas, confidencias, son ellos también esa tierra que sostiene mi paso, mis sobrinos, esos a los que no tengo que educar y son cómplices de travesuras, mis hermanos de vida que un día unieron la suya a la de mis hermanos y que son tan importantes en la mía, y mis amigos, en eso la Diosa fortuna también ha sido más que generosa, porque siempre he tenido los mejores, los que conservo desde la tierna infancia hasta los que cada día dan ahora los pasos conmigo, Conxi, Marga, Marián, Mamen, Merche, Eva, Jose, Edu, David, Serdar, Maribel, Jesús, ¿que son muchos?, sí, os dije que soy afortunda, unos están cerca, otros lejos, pero siempre están, alimentan mis días y mi alma e incluso a mis gatos cuando yo me ausento, ellos conocen mis secretos y mis debilidades, mis fortalezas y mis sueños, a ellos entrego mi espalda porque en ellos se guarda de cualquier mal paso que da mi cara, pero hay más, quizá no he compartido con ellos tanto, pero están y han estado, Montse mi cómplice en mi sueño de letras y locuras, Laia mi amiga y colega escritora, muchos de mis compañeros de trabajo que són más que eso y ellos saben quienes son, los virtuales, y aquí mi Susi a la que adoro sin haberla jamás visto se lleva la palma, Jose Alcayde, fiel amigo y seguidor de mis letras, Salva, de los primeros, Emilio, Susana que es real virtual y un mujer estupenda a la que quiero y que me acogió en su casa unos días inolvidables, Elenas las dos, mis mamis del cole Anabel, Joanna, Merce, mi Inma, Rosa Mari, Vicky, Silvia, Nuri, y Alejandro, mi niño… Sois tantos, que seguro que alguien se enfada un poquito, pero ya sabéis que a veces tengo ese momento Doris, perdonadme.

Y os preguntareis, y mis amores, esos necesitarían varias entradas, algunos enciclopedia e incluso diccionario, otro es digno de un estudio, unos cuantos del olvido, los más caprichos del destinos, quizá también son muchos, la verdad, en eso soy pésima, elijo mal una y otra vez y me equivoco, o si reviso, y de verdad lo pienso, he tenido sólo un gran amor, dos grandes errores y mejores y peores momentos, así que este apartado se lo dedicaré a Víctor y nuestro año de amor, era bello por dentro y por fuera, eramos jóvenes, quizá yo no tanto, teníamos tiempo, palabras y sobretodo, un mundo en el que no era necesario nada más que nosotros, pero cómo en todo cuento siempre hay una bruja mala, y es que yo en suegras me llevo el Oscar y me voy de oca a oca para no tirar más, que a veces calladita se está preciosa, y esta es una de esas veces.

Y quisiera tambien dar infinitos besos virtuales a los que siguen este blog, por su cariño, sus comentarios, por estar y ser un trocito de mi vida, gracias de corazón.

Total, que aquí estoy yo, el día antes, con mis felinos, mirando esta pantalla y recordando, y sí, sonrío, río y venzo a algún nudo en la garganta, sobretodo al recordar a los que no están y en especial a mi padre, pero hago un reset y dibujo de nuevo la curva de la felicidad en mi boca, porque pasean conmigo, con mi alma.

Y os haréis, a lo mejor, más preguntas, o no, pero yo voy a responder a la última, porque es el momento, y eso os lo responderé en forma de poema.

Soy esa mujer que nació varias veces,

ese cuerpo que se desnudó de prejuicios y de pesares,

que ama cada segundo cómo si el último fuera el siguiente,

que bebe horas y almas,

se emborracha de miradas, tactos y besos,

que acaricia aire para tocar esos cuerpos que sin ser fueron,

que quiere ser letras, que no teme al tiempo,

que adoro mi piel que me regaló cada historia que tengo,

que sabe que duele pero no se llora,

que mira los días y los devora,

que sabe asumir victoria y derrota,

que venció sus miedos y sabe estar sola,

que ama su traje y no quiere ser otra.

Anuncios

18 thoughts on “Un año más, y ya son unos cuantos… A los que han sido y son en este viaje.

  1. ¡Hola! Me ha encantado tu texto. Yo, en realidad, soy un recién llegado: apenas hace unos días que descubrí tu blog y ya me considero seguidor. Me llamó la atención la poesía que pones en tu prosa y la entrada de hoy me dice que buscas beber tu vida a tragos, como debe ser, como todos deberíamos.
    Feliz cumpleaños y una sincera reverencia 🙂

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s