Incertidumbre penada

el


A aquellos que sufrimos ese dolor físico e incierto al que demasiados ciegan su mirada.

Nada tengo, 

y a pesar del dolor de  aquellas y estas auséncias,

a ratos, acaricio estrellas,

quizá no sé vivir o quizá la vida no sepa conmigo,

puede que algunos tragos se atraganten,

y que este dolor,

ya no pasajero,

sea mi último transeúnte;

conocidos de otra vida,

vencedores ambos y vencidos,

nos hemos sentado mirándonos a los ojos,

él en mi y yo en mí de él atrapada y de él dueña sin contrato,

él me asesta golpes de cierto con su incertidumbre,

yo, vieja enemiga de los dos,

le espero entre el desasosiego de su existencia y la certeza,

de que él, sí, él, no va a abandonarme.

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. marguimargui dice:

    Siempre respirando cerca aunque no le veas.
    Tu intensidad siempre contigo niña

    Le gusta a 1 persona

    1. hilosfinitos dice:

      Gracias cariño. Besos

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s