Ya no


Quizá, cuanto mas cuesta respirar, 

es cuando más aire necesitas,

se arrastran las cadenas de aquel que fue tu cuerpo,

hoy dolorido,

cansado él de ser tú y tú de ser en él,

enemigos íntimos que a ratos no se soportan,

amantes cuerpo y alma que un día se desentendieron de haberse entendido demasiado,

la mente hastiada de pensar y de luchar contra ambos,

esquiva una sonrisa que de forzar agota,

rebelde de tanto pensamiento que confunde,

harta de ser en un ser encadenado a la impotencia,

esparce el látigo sobre una piel abrumada a ratos de existir.

¿Tristeza?

No, quizá vivir demasiado agota,

o quiza demasiado derroche de amor desborda,

y entonces aquellas pisadas leves se hunden en el lodazal de demasiado vivir,

de fingir vida a veces muerta,

y la condena,

eso que transcurre sin nosotros,

ese ir de días sin más sentido que una burda espera,

se apodera de cada gesto,

y entonces llega el silencio,

y la quietud de la que eres ahora esclava,

levanta los muros y te aisla de aquel yo que fuiste,

y ahí, cubierta de barro por vivir demasiado,

quedas enrocada en dos metros de oxigeno,

y la pena de seguir viviendo lo que ya no es vida.

Anuncios

3 thoughts on “Ya no

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s