El hueco de tu sombra


Y la tierra se abrió bajo mis pies,

y un vacío de estomago se convirtio en un beso,

el de tu boca,

desde entonces cada simulacro es solo eso,

porque solo tú eres la piel que crea versos en mi alma,

solo tú brillas en mis noches donde la opacidad me cubre la boca,

y es entonces,

en tu imagen, 

donde brotan las palabras,

tu contorno ausente me entrelaza,

y cada trazo de ti se hace letra en hoja blanca,

cada inspiración,

suspiro que se expira bajo mi vientre que añora aquellas horas,

y de nuevo, 

te recorro de memoria

y de tu tacto duelen los dedos que arden de infinito,

ese en el que estás ausente y presente,

ausente de cuerpo donde agotar mis manos de caricias,

presente de alma, 

que la mía atrapaste,

y vaga los días entre deseo desesperado y melancolía de piel,

de una piel,

la tuya,

que en ti me hace bella y derrochada,

y entonces, 

por unos instantes, 

el dolor se olvida,

la boca traza una curva y sonrio,

por eso cumplirás la pena,

la que vaga alguna de tus noches cuando me recreas sometida a la soga de tu cuerpo,

al látigo de tu deseo que en mi explota mientras aúllo tus placeres,

y sí, 

hoy la noche es opaca,

como muchas otras,

pero brilla al saberme acariciada de tu sombra,

la que respira en mi almohada y deja el hueco de tu cuerpo en mi cama,

cuando al amanecer, 

mi boca se hace curva en la yema de mis dedos que te han soñado.

Anuncios

5 thoughts on “El hueco de tu sombra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s