Feminicidio


Sa llamaba Zahra Azam, regalada por una deuda de honor cometida por un hombre, tenía diez años, dos de vejaciones y maltrato, quemada viva embarazada a los doce: tradición.

¿Llegar a Marte? Cuerdos irracionales que dejamos morir aquí en la tierra y a la tierra en nombre de que… ¿la tradición?, ¿el patriarcado?, como no, ¿el dinero?

El feminicidio sigue siendo una de las grandes lacras de este planeta, supuestamente, poblado de racionales.

Desde que recuerdo, la condición, o para ser más precisos, la mala condición de la mujer en el mundo, ha removido mi ser desde lo más profundo, y lo peor, es que no hemos avanzado, estamos retrocediendo.

En demasiados paises, nacer mujer, es nacer directamente con una condena, la carencia de derechos es absoluta, nacen como moneda de cambio de una dote, resguardando su cuerpo, templo para vejarlas, cambiarlas, esclavizarlas y por último asesinarlas…  “Quemaduras de fogón” le llaman en la india, cuando una mujer muere quemada en la cocina, “un accidente” que se repite para que el viudo, se pueda volver a casar y pedir más dote.

La muerte continuada de mujeres en nombre de la cultura y la tradición, su destrucción como seres, su venta, su cambio, su alienación, sigue su paso día a día en un casi silencio cómplice, roto por alguna noticia escabrosa, que de vez en cuando, nos sobrecoge.

¿Y que hacemos mientras en esos puntos del planeta donde en papel tenemos iguales derechos? Retroceder.

Las muertes siguen creciendo, la mujer como reclamo sexual es algo normal en la televisión, nuestras adolescentes crecen escuchando música tóxica que las reduce a un trozo de carne, las generaciones futuras son más machistas porque dejamos que nuestras hijas reduzcan su papel al de pavo real, y así, extiendan sus plumas para mostrar la belleza de su cuerpo como reclamo de posición, dinero, éxito…

Nuestras hijas no quieren ser Marie Curie, Jane Austin, Frida Kahlo, Maria Callas, Carmen Martín Gaite o Benazir Butho… Nuestras hijas quieren ser modelo de Victoria Secrets.

¿Que generalizo? Los últimos estudios dicen que no, por supuesto, no es el caso de todas; pero la sobrevaloración del continente sobre el contenido, está llevando de nuevo a la mujer a ese papel secundario, a ese concepto de uso y disfrute, a esa carencia de valor más allá de lo que los ojos pueden ver y el cuerpo desear, y si seguimos dejando que letras como las de Maluma, calen en ellas, estaremos perdiendo la batalla más que nunca, porque difícilmente podremos ser la voz de otras mujeres si no tenemos voz por nosotras mismas. 

A ti,

mujer de ojos condenados que miras sin futuro,

a ti,

niña que naces bajo el yugo de ser moneda de cambio,

a ti,

cuerpo maltratado en la sombra que clama justicia en la piel,

a vosotros,

ojos marchitos tras un velo de tela y tradición que os somete para ningunearos,

a ti,

niña novia que avanzas asustada al altar de la violación,

a ti,

mujer que caminas desiertos por el agua que no moja tus labios,

a ti,

que no valoras el privilegio de tu mente,

a ti,

que mueres día a día en silencio,

a todas nosotras

¡Basta!

Y que sea esta palabra la que nos vista, una y abrace, y en una sola voz muestre, grite y venza por la hermana muerta,

y tu hombre, ¡escucha!

deja de matarme, porque de mi naces,

soy la vida, y como la tierra que destruyes,

soy el vientre del que surge el único oxígeno que respiras. 

Anuncios

21 thoughts on “Feminicidio

  1. Siempre que te leo me remueves el alma, cierto, la mujer en muchos países la mayoría árabes, son tratadas peor que al ganado, conozco una chica musulmana, va vestida con velo y enteramente de negro, con una tela que solo de verla me da sofoco con estas calores, ella a veces se para en una plaza, si nos encontramos hablamos, un día le pregunté porque no se quitaba la ropa con estos calores y ella me dijo: no puedo, mi marido me mataría. Me quedé con al boca abierta, ¿no se supone que es voluntario? Al menos eso dicen ellos, los hombres, los que van fresquitos y te los encuentras en todos sitios, ellas viven casi encerradas, esta chica es muy joven y tiene ya cinco hijos, sinceramente cuando me habla siento una pena inmensa, pero no puedo hacer absolutamente nada.
    Solo ser su desahogo cuando nos vemos que no es muy a menudo.
    Besos.

    Le gusta a 1 persona

    1. Así es, en muchos países de religión musulmana la mujer es un objeto más, pero ocurre en la India, en algunos países de Sudamérica, y en llamado primer mundo, la imagen de la mujer es cada día más objeto y las muertes se suceden y van a más. La mujer de la que hablas es una más de las silenciadas, a las que deberíamos poner voz. Gracias, mi intención es siempre llegar al alma, pero hoy más que nunca, quería remover conciencias. Besos.

      Le gusta a 1 persona

  2. Coincido con contigo, Nuria, en que solo vamos levantando la voz, pero en el fondo del abismo, nada ha cambiado. Es cambiar la historia entera, pero si no empezamos por “nuestras niñas”, ¿dime entonces qué hacemos desde casa? La falta de consciencia camina en tamaños insospechados, por lo tanto si no hay madres y padres mirando lo que consumen sus hijos, esto no tiene fin. Es muy difícil cambiar una cultura y un país en donde la mujer no vale nada, como bien mencionas, pero aún más difícil es modificar la ignorancia perpetua en los países en donde se supone que no debería ocurrir (el tuyo, el mío, por ejemplo). La libertad no se empeña, decía hace poco un colega. Y eso vale para todos.
    Excelente tu reflexión, la comparto.
    Abrazos infinitos!

    Le gusta a 1 persona

  3. Hacía mucho tiempo que no te leía y me alegra haberte reencontrado con una reflexión tan buena y que comparto tan profundamente. Lo triste es que, como bien dices, las niñas no miran a Bette Davis, Marie Curie, Golda Meir o Maria Callas… miran a ejemplos erróneos que inducen a comportamientos erróneos. Creo que la respuesta es la educación y una lucha que nunca ha de morir por la igualdad de derechos y por la dignidad.

    Le gusta a 1 persona

    1. Feliz de reencontrarte! Estoy malita y escribo menos de lo que me gustaría. Y la educación, soy madre de hija adolescente, la damos, pero el peso de los modelos que ven, a veces, nos supera. Desgraciadamente que mucho trabajo que hacer. Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s