Silencio

Y sentado en el marco de mi ventana, el tiempo me demostró que mi silencio es la prueba de en quien, realmente, transita mi alma, y sus mensajeros, sutiles, susurraron palabras para izar mi cuerpo a la cumbre dónde el ruido estalla el alma, y entonces sabes…El discurso del silencio de Mónica Fernández

A %d blogueros les gusta esto: