Encuentro de Voz: reto lunes

Silencio, empanadilla Y cuando Marta intentó abrir la boca para decir una de las suyas se la cerré con una empanadilla y una mirada de gata peleona, no tenía la tarde para más bollos, y ella montaba un alboroto en un segundo y sin razones, más después de haberse enterado de mi fogoso encuentro con…

Quizá sin alma…

La noche era fría, demasiado para pasarla vagando, pero necesitaba aire, aprovecho un descuido y saltó fuera, siempre el mismo descuido, siempre la misma oportunidad, siempre ella, deslizándose cerca pero sin llegar a tocarlo, era un murmullo, el de su garra, siempre atenta a él, siempre cercándolo pero sin atraparlo, dejándose ver para no ser…

Espaldas que borran tiempos

Caminó unos pasos más, dejándose llevar por aquella fría tarde de otoño, paseaba por un parque sin rumbo fijo, miraba a la gente, sonreía a los niños, pensaba en aquel tiempo, compró unas castañas, mordisqueó un par entreteniendo sus labios y sus pensamientos en la nada, no tenía ganas de pensar ni de recrearse en…

Sonrisas en ceniza

Se habían reído, mucho, quizá demasiado, a menudo después de esos momentos de risa provocados por el caos llegaban las lágrimas, pero no, no iba a ser ese día, esa tarde oscura de casi invierno, en la que fantasías compartidas habían echado a volar por una habitación con olor a humo del tabaco y chimenea,…

Y llega la noche, y mis ojos se abren más intensos, buscan en la oscuridad, mi oído entra en alerta intentando escuchar, de repente una luz que dura un segundo ilumina Port Ginesta, sí… ahora llegará el estruendo, es la tormenta, se acerca, acecha… anoche se instaló en mi corazón, mi alma se rompía sin…