Mujeres tras el espejo

Desean, aman, se pierden, a veces caen derrotadas… Cada mujer son muchas mujeres, ¿Quieres conocerlas? El 16 de septiembre tienes una cita con ellas.

Anuncios

Dolor


Dolor en el alma,

dolor, si no te escribo te vomitaría,

dolor, me dueles y te lloro,

me duele la ausencia de los que no están y no conocía,

me duele los que siguen luchando por vivir,

me duele el ser humano en su barbarie,

me duele el ser humano y sus rencillas,

me duele el odio gratuito,

me duelen los dioses y las banderas que van más allá del corazón,

me duelen los que hablan y tendrían que cerrar la boca,

los que juzgan generalizando,

los que no tienen alma porque no pueden tenerla,

¿O quizá se puede matar y tener alma?

No, no tengo miedo a morir

porque la muerte me espera, como a todos,

y llegará en su momento,

tengo miedo a vivir con los ojos y el corazon abiertos,

viendo y sintiendo el odio,

arrastrando el peor dolor de todos,

el dolor humano que nace del ser que un día nació humano.  

 

Barcelona t’estimo

Este blog está de luto, por las víctimas y los que los aman, por una ciudad que acoge, dónde vive gente de todos los rincones del mundo. Amo mi coudad, la que me vio nacer, la que he paseado por todos sus rincones, y no nos rendiremos, seguiremos viviendo como ellos no quieren que vivamos.

Quiero dar las gracias a toda la gente de bien que desde todo el mundo está con nosotros, y que sea el universo quien castigue a los asesinos y a los que los aplauden.

Amor, solo con amor, solidaridad, hermandad, bondad, se puede vencer el odio. En nuestras manos está, YO AMO, ¿Y TU?

Montse Ordoñez. Escritora

De mi profesora, mi amiga, y gran escritora Montse Ordoñez. Un placer compartir uno de sus poemas, publicado en la revista chilena de Arte y Literatura Verbo(des)Nudo. Os animo a seguir la obra de esta mujer estupenda, y la próxima publicación de su poemario “La orilla de los nadie”.

Hiedra


Y como la hiedra,

treparé desde los infiernos de tu alma,

beberé las lágrimas de tu desconsuelo,

y te contaré cada historia de vida.

Accidente


Soy cada curva que voltea tu recta para desesperarte,

cada recodo de piel en el que tropiezas cuando de mí huyes,

soy la galera oscura dónde te condenaste,

y ahora, 

tras embestirme sin quererlo,

el día te cubre de mí en una noche eterna…

Titanes


Que cesen los titanes de tu cuerpo de asolar mi boca,

y que sea el olvido, quien se asiente en mis alas,

para devolverme la libertad.

De frío olvido


No olvidarle al mundo que somos de olvido fácil,

que las tormentas de verano son la sequía del invierno,

que el ángulo rompe cualquier recta del destino, 

que los susurros de hoy mañana pueden tornarse en gritos,

los silencios en mazmorras,

el hielo en infierno frío.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑