Fotos presentacion Mujeres tras el espejo

Ya tengo por fin libros, si lo quieres, te lo envío dedicdo.

Anuncios

Vent de canvi


So de tramuntana a l’Emporda,
so de llibertat i de cel net,

sinfonia que del nort porta esperança,

treu de mi els dolors que m’aclaparen,

allunya les ombres d’aquells que em volen fosca,

banya el meu cos d’in nou esperit ple de fermesa,

que la foscor d’ahí sigui avuí llum a les meves pases,

crida tramontana crida,

i amb el teu crit ompla de nous vents el meu cami,

ahi negror avuí llum als braços de l’esperança.

La felicidad son encuentros

A veces la felicidad llama a tu puerta, una noche en una salida de amigas, conocí a Sandra, y nació una amistad, ella es una mujer divertida, honesta, sincera, de esas amigas que son y están. Ambas compartimos la misma carcel, se llama fibromialgia, y ambas la sobrellevamos con el mayor humor, nuestros peludos, y estos dias compartimos paseos en uno de los maravillosos rincones de la Costa Brava, Sant Antoni de Calonge. Ella es un ser único, un regalo, y con ella y su marido estamos compariendo unos días de risas y paz. Es uno de esos momentos en que los dolores son menos y recuerdas aquello de: “Gracias a la vida que me ha dado tanto…” y yo añadiria, da encuentros mágicos…

La locura en mis ojos.


Y caminarás por el desierto con tus soledades,

las manos tendidas no saben de esa noche eterna que nubla tu mente,

miedos, sudores, frío temblando en tu pecho,

atronadores ruidos en tu pensar quizà demasiado lúcido,

locura entre el desasosiego y el placer de una vida con otros tonos,

luces barrocas y negrura opaca se reparten el territorio por momentos,

no saber vivir en un mundo que embiste lo diferente,

no saber respirar odios ni envidias ni ojos que se prenden de cólera y venganza,

el camino de los otros no te guía,

el tuyo, el mío, lleno de demasiada lógica confunde a las masas del proverbio,

su acto de fe uniforme te aparta:¡loco!,

bendita lacura la mía que no comulga con la doctrina de la venganza, el desprecio y el odio,

mágica locura la mía que sabe entender en otros ojos.

Miradas sin mácula.

Era un cuerpo sin cicatrices visibles, un rostro maquillado para satisfacer las necesidades de una sociedad enferma de imagen, se desnudaba ante el mundo y los médicos sin marca, inmaculada, pura en la concepción de un cuerpo que mostraba el canon de belleza estandarizada a los ojos del dictado del poder. La hallaron muerta, en postura semi tendida y un rostro desencajado de dolor, en su cuerpo se reflejaban todos los instantes en que el silencio cómplice de los otros la había condenado a muerte por ostracismo.

Era un cuerpo sin cicatrices visibles, un rostro maquillado para satisfacer las necesidades de una sociedad enferma de imagen, se desnudaba ante el mundo y los médicos sin marca, inmaculada, pura en la concepción de un cuerpo que mostraba el canon de belleza estandarizada a los ojos del dictado del poder. La hallaron muerta, en postura semi tendida y un rostro desencajado de dolor, en su cuerpo se reflejaban todos los instantes en que el silencio cómplice de los otros la había condenado a muerte por ostracismo.

Sota clau

Vaig perdre les pors, les vaig amagar al calaix de la clau perduda, aquell que amaga el que no retornarà, i en sentir l’ultim soroll del pany, he estés les ales, ja estic preparada, puc emprendre el vol, conec el port, es allà on el sol fa mandra tot l’any, alla on el mar ens acotxarà., allà on romandré varada , entre el teu pit i les teves paraules.

Retorno de agua

Y no tengas miedo, porque regresarán las flores, los días de luz, aquellos que fueron y que ahora duermen atrapados por los miedos de tu alma, y las noches trasnochadas de dolor serán recuerdo, regresará la fe a ti, a ese mundo torpe que te zancadillea los despertares, y el agua bañará tu rostro cicatrizando heridas… Miró su reflejo en el lago, aquel ya no era su cuerpo, su rostro surcado de tristeza era una mueca trazada para no gritar ni rabias, ni odios, ni pasiones. Se lanzó a romperlo, se sumergió en sus males para vomitarlos. El frío la heló al salir, bajo el árbol inerte la sombra de sus llantos, congelada, su mirada en otros ojos y sus manos en otras manos. Dijo adiós, incerteza de futuro, el pasado atado al yunque bajo el agua, dio los pasos, no sabia que iba a ser, tras el asesinato de las sombras, solo tenía una pena, el dolor al andar de sus pies descalzos, y alzó la mirada a un sol de invierno, y a su abrigo tomó el camino, le dio sus huellas y él le construyo un mundo a sus pies de barro.

La isla de tu boca

Y una vez más, columpiaré mis sueños por este mundo incierto que se tambalea a un ritmo que mi corazón no late, no quiero más lastre que tus ojos que me cubren de esperanza, de tu camisa ahora mía cubriendo la desnudez de mi alma en tus aposentos, de nuevo levantaré mis sueños sobre esta tierra agria, para descender en el cobijo de tu boca, mi isla naufraga. 

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑